Y tuvimos algo importante que decir. El origen del habla en Homínidos

Ciencia

22 de Diciembre del 2011

A pesar de todo lo que se ha avanzado en la investigación acerca del origen del habla en el género Homínidos, todavía no disponemos de una explicación completa que contenga el cómo, el cuándo y el porqué.

Claro está que la mayoría de las líneas de investigación, hasta el momento, se han centrado en investigar tejido blando, que no fosiliza, como la garganta o el cerebro, por lo que sólo a través de reproducciones utilizando huesos como molde, por ejemplo el cráneo, hemos podido acercarnos a los orígenes biológicos del habla.


En Atapuerca han sido especialmente originales en su línea de investigación y han apuntado hacia el oído y sus huesos, ya que este órgano ha evolucionado a la par que el habla, haciéndose más sofisticado en relación a las nuevas frecuencias que debía captar con la aparición de la comunicación oral.


Una prueba del lenguaje en Neandertales son las muescas dentales encontradas en tiras de cuero, que se utilizaban para la construcción de útiles y herramientas, y que demuestran que eran diestros. Esta cualidad es propia de un lóbulo cerebral izquierdo más desarrollado. Ya que éste es el propio del lenguaje, podemos entender que ese desarrollo contemplaba también la aparición del habla.


Por lo tanto ya contamos, en nuestra revisión del pasado, con 2 especies que hablan, la nuestra y la neandertal. Nuestras especies se diferenciaron hace alrededor de medio millón de años. Ésta es una primera aproximación al origen de la comunicación oral.


Volviendo al yacimiento de Atapuerca, los Homo heidelbergensis, especie anterior a los neandertales, poseían un oído capaz de captar frecuencias propias del habla, por lo que podemos entender que éstos también eran capaces de comunicarse hablando.


La barrera temporal que no se ha podido traspasar, por falta de pruebas fósiles, ha sido la del Homo antecesor. De ahí que la fecha más ambiciosa para el origen del habla es hace un millón de años, momento en que los antecesor dejan paso a las nuevas especies.


Otro enfoque muy interesante, esta vez para intentar aclarar la razón biológica y no el origen temporal, es el llevado a cabo por los investigadores del Instituto Max Plank de Leipzig.


Existe un gen llamado FOXP2 que compartimos entre muchas especies de mamíferos y que participa en el desarrollo de circuitos cerebrales importantes para el aprendizaje del movimiento. Fue verdaderamente importante aprender a mover tanto la mandíbula como el aparato fonador para poder hablar.


Los genes dan lugar a proteínas y para entender hasta qué punto son mínimas las diferencias entre grandes simios y homínidos, la proteína que genera la versión humana del gen sólo se diferencia en dos aminoácidos de la que genera la versión del gen en chimpancés.


Se ha comprobado también que tanto Homo sapiens como Homo neandertalensis compartían la misma versión del gen, por lo que la mutación que originó esta versión tuvo que ser anterior a la separación de los dos linajes. Queda nuevamente certificado que, por lo menos, la comunicación oral tiene medio millón de años.


El trabajo en Leipzig consistió en modificar ratones genéticamente, incluyéndoles el gen en la versión humana. El resultado fue sorprendente, los ratones presentaban neuronas de mayor tamaño, cantidad y facilidad para intercomunicarse entre ellas.


Todavía nos quedan muchas preguntas que responder, esta es la razón de ser de la ciencia, por cada respuesta se generan 10 nuevas preguntas. Parece bastante evidente que el desarrollo y el aumento de complejidad en el cerebro está íntimamente relacionado con habilidades sociales como el habla. Continuaremos por esa línea de investigación, la cognición,  en artículos posteriores.





<< Tom Avery tras los pasos de Peary La motivación es la clave para el éxito del alumnado >>

Comentarios

Impresionantes imágenes del vuelo de la Raya Diablo

Investigadores del Instituto Oceanográfico Scripps asistieron a un encuentro de miles de Rayas Diablo (Mobula mobular ) en el Golfo de California en 2011. Consiguieron unas fotografías impresionantes de los vuelos de este curioso animal.

Se hace camino al andar

Tras estudiar más de 200 fósiles de diferentes mamíferos se ha llegado a la conclusión de que una mutación en los genes de los embriones podría ser la causa del bipedismo ya que dicha mutación provocaba una transformación de las vértebras.

Tributo a los animales históricos de la ciencia

Desgraciadamente son muchos los animales que contribuyen a la ciencia en contra de su voluntad, o al menos sin que se tenga en cuenta la misma. Sin embargo, poco a poco se va avanzando en cuanto al bienestar animal se refiere, y se pelea para que la utilización de animales en experimentación no sea algo tan habitual como lo ha sido hasta hoy en día. De todas maneras, entiendo que no es éste el foro apropiado para tal debate.

Guerreros mongoles en el Ampurdán

Existe una mancha azulada que suele aparecer en algunos bebés. Es una mancha no uniforme, de tamaño variable, que aparece en la parte baja de la espalda y nalgas. No es nada importante, ya que desaparece al poco tiempo de aparecer.

Cifonauta, un mar de fotos

Una de las habituales críticas a la ciencia es que ésta, salvo en contadas ocasiones, no es accesible al ciudadano de a pie. Los grandes logros y hallazgos científicos suelen permanecer en el anonimato en gran parte por el escaso interés de la propia comunidad científica en divulgar los resultados de sus investigaciones.

Alto a la policía chimpancé

Los antropólogos han descubierto que los chimpancés median en los conflictos de los otros miembros del grupo, no por su propio beneficio, más bien por mantener la paz.

¡Pero qué leches!

La leche se retira de los supermercados cuando va a caducar y se reenvía a producción donde es repasteurizada y envasada para volver a ponerla en circulación comercial. ¿Seguro?

Pesimismo animal

Decía William George Ward que “el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, y el realista ajusta las velas”. Ante decisiones trascendentales las personas actúan en muchos casos empujadas por su estado emocional, lo que popularmente se conoce dependiendo de si “ve el vaso medio lleno (propio de optimistas) o medio vacío (propio de pesimistas)”. En 2010 un insólito estudio llamaba la atención de la opinión pública: los perros también pueden ser pesimistas.

¿Quién recibió con alegría a los primeros americanos?

Llevaba días dándole vueltas a la idea. Conocía la realidad de su estatus dentro del clan y sin embargo, aun sabiendo que él no era el líder, no conseguía liberarse del peso del mundo sobre sus hombros. El destino de su gente le preocupaba y mucho. Se sentía responsable de sus congéneres.

150 millones de nuevas miradas

Algo tiene que tener el color claro de los ojos, o el del pelo, para que nos resulte tan exótico a los humanos. No es algo tan evidente como la obsesión de los canes con las pelotas, que pierden la noción del tiempo y espacio ante la posibilidad de atrapar su trofeo esférico, o la abstracción de los felinos ante una mota de polvo que dibuja acrobacias imposibles surcando el aire, pero sí que es algo que ha superado todas las adversidades y generación tras generación ha recorrido el tiempo hasta nuestros días.