¿Un mundo sin hielo? Una aproximación visual a un futuro probable.

Ciencia

05 de Octubre del 2016

  • Etiquetas:  

Existen más de cinco millones de metros cúbicos de hielo en la tierra, teniendo periodos con más y menos hielo a lo largo de su historia.  Solemos pensar en la capa de hielo como en una realidad sólida inamovible, pero en realidad es mucho más volátil de lo que pensamos. 

Con los continuos aumentos de temperatura, el deshielo y la subida de nivel del mar se convierte en una realidad con la que tenemos que lidiar, y aunque debemos tener en cuenta que el deshielo completo no se espera en un futuro próximo, a continuación mostraremos una aproximación de cómo quedaría el planeta sin hielo. Hablamos de aproximación ya que los datos de subida de nivel del mar varían considerablemente de unos estudios a otros.


Las estimaciones más alarmantes, que hablan de una fusión completa de la capa de hielo de Groenlandia, estiman un aumento global del mar de hasta 7 metros, suficientes para sumergir ciudades como Londres o Los Ángeles y así quedaría el planeta. Esta sería una de las consecuencias del calentamiento global.





 


El continente más afectado sería posiblemente Europa, países como Holanda, Bélgica o Dinamarca, quedarían representados por un minúsculo conjunto de islas. Seguiría el mismo camino la parte norte de Alemania y Normandía que desaparecerían. Londres y la parte este de Inglaterra sufrirían una suerte parecida. Las costas italiana, rusa y española retrocederían y los países Bálticos reducirían considerablemente su extensión. Centrándonos en las ciudades que pasarían a la historia, Venecia sería una de las primeras, siguiéndola Londres, Barcelona, Ámsterdam, Helsinki, Estocolmo, Copenhague, Dublín, Odessa y Roma, todas dejarían de existir. Las ciudades del norte de África también serían destruidas, ya que el mar Mediterráneo comunicaría con los mares Negro y Caspio teniendo un mayor aporte de agua. Básicamente la mayoría de las ciudades costeras del continente europeo no serían más que un mero recuerdo.





 


En Asia, más allá del daño físico, cabe destacar el apabullante daño que sufriría su población. Una superficie de China, habitada hoy día por 600 millones de personas, quedaría completamente sumergida. Las ciudades costeras de dos de los países más poblados del mundo, cómo son India y Bangladesh serían destruidas e Indonesia con una población de 250 millones de personas perdería casi la mitad de su superficie.  En la parte norte del continente, el mar de Kara se tragaría también grandes extensiones de Siberia, zonas mucho menos pobladas.





 


En Norteamérica, Florida quedaría completamente inundada, al igual que la mayoría de la región de La Costa del Golfo de los EE.UU. Las colinas de San Francisco, se convertirían en un conjunto de islas y el golfo de California se alargaría hasta pasada la latitud de San Diego, dónde ya no existiría San Diego. La mayor parte de Alaska sería un vago recuerdo con el deshielo completo de Groenlandia. También acabarían inundadas la mayoría de Méjico y América Central a la vez que ciudades como Nueva York, La habana Miami o Boston, quedarían cubiertas por metros de agua.





 



En Suramérica no sería muy diferente, toda la Cuenca del Amazonas quedaría inundada, así como las ciudades más grandes. Buenos Aires, Rio de Janeiro, Georgetown y Paramaribo dejarían de existir si se derritiera todo el hielo, y mientras que la costa del pacífico, quedaría protegida por los Andes, la costa este se vería gravemente afectada.


 



 


El continente Africano sería el que menos sufriría las consecuencias de la subida del nivel del mar. Aún así, Gambia y Senegal quedarían bajo el agua al igual que Ciudad del Cabo. Por otro lado, las ciudades Egipcias de El Cairo y Alejandría pasarían a ser meras zonas pantanosas.





 


Los lagos del centro este de Australia se fusionarían y parecerían tener acceso a la costa del Océano Antártico. La mayor parte de las islas del pacífico quedarían completamente  o casi completamente sumergidas y aunque solo una estrecha  banda de la costa se hundiría, varios millones de personas viven a lo largo de esta estrecha banda.





 


La Antártida ya no tendría hielo en su superficie y la mitad del continente estaría sumergida bajo el océano. Sólo quedarían en superficie sus montañas y las llanuras elevadas, nada quedaría del continente helado actual.


Lo presentado aquí es un escenario extremo, todo el hielo de la tierra no va a desaparecer en un futuro cercano, pero incluso si únicamente se derrite una pequeña porción de este, el aumento del nivel del mar produciría enormes daños, y hay que tener en cuenta que  un pequeño aumento de la temperatura media global puede acabar con grandes cantidades de hielo. Pensad que esta es solo una de las numerosas amenazas asociadas al calentamiento global y no es la peor.


El Ártico y la Antártida sin hielo es como un bosque sin árboles o un desierto sin arena. Y esto es a lo que nos enfrentamos.




------------------------------------------------------------


Fuentes: National Geographic Society


Fuentes de imágenes: Jason Treat, Matthew Twombly, Web Barr, Maggie Smith,  de la National Geographic Magazine

<< Nosotros no venimos del semen Descubren tres exoplanetas potencialmente habitables a 40 años luz de la Tierra >>

Comentarios

Alto a la policía chimpancé

Los antropólogos han descubierto que los chimpancés median en los conflictos de los otros miembros del grupo, no por su propio beneficio, más bien por mantener la paz.

Se hace camino al andar

Tras estudiar más de 200 fósiles de diferentes mamíferos se ha llegado a la conclusión de que una mutación en los genes de los embriones podría ser la causa del bipedismo ya que dicha mutación provocaba una transformación de las vértebras.

Tributo a los animales históricos de la ciencia

Desgraciadamente son muchos los animales que contribuyen a la ciencia en contra de su voluntad, o al menos sin que se tenga en cuenta la misma. Sin embargo, poco a poco se va avanzando en cuanto al bienestar animal se refiere, y se pelea para que la utilización de animales en experimentación no sea algo tan habitual como lo ha sido hasta hoy en día. De todas maneras, entiendo que no es éste el foro apropiado para tal debate.

Kanzi, el bonobo que literalmente “entiende” lo que le dices

Si existe una superestrella dentro de la comunidad bonobo, este podría ser Kanzi, que significa “tesoro” en Swahili. Nacido el 28 de octubre de 1980, Kanzi llegó al Centro de Investigación del Lenguaje de la Universidad del Estado de Georgia cuando tenía seis meses. Se dice de él que es el primer mono en demostrar comprensión real del lenguaje hablado.

Impresionantes imágenes del vuelo de la Raya Diablo

Investigadores del Instituto Oceanográfico Scripps asistieron a un encuentro de miles de Rayas Diablo (Mobula mobular ) en el Golfo de California en 2011. Consiguieron unas fotografías impresionantes de los vuelos de este curioso animal.

Cuando el verde es rojo

Cual ha sido mi sorpresa hoy en clase de matemáticas cuando me disponía a introducir a mis alumnos en el apasionante mundo de la Proporcionalidad numérica y he ido a encontrarme con el siguiente texto en un libro de mates.

¡Pero qué leches!

La leche se retira de los supermercados cuando va a caducar y se reenvía a producción donde es repasteurizada y envasada para volver a ponerla en circulación comercial. ¿Seguro?

Pesimismo animal

Decía William George Ward que “el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, y el realista ajusta las velas”. Ante decisiones trascendentales las personas actúan en muchos casos empujadas por su estado emocional, lo que popularmente se conoce dependiendo de si “ve el vaso medio lleno (propio de optimistas) o medio vacío (propio de pesimistas)”. En 2010 un insólito estudio llamaba la atención de la opinión pública: los perros también pueden ser pesimistas.