¿Son las aves más inteligentes que los mamíferos?

Ciencia

25 de Marzo del 2015

No se sorprendan por el titular, verán ustedes como al finalizar la lectura de este post no tienen tan clara la respuesta.

Comenzaré expresando mis motivaciones para escribir sobre este tema. Siempre les hablo a mis alumnos acerca de los pingüinos, de los que guardo muy buen recuerdo de cuando trabajé con ellos en L´Aquarium Barcelona. Les suelo contar que son capaces de pensar en su bienestar personal por encima del bienestar del grupo, vamos, que pueden ser egoístas. No se trata de que roben comida de otros compañeros, es algo más grave. Si un grupo de pingüinos se para al borde de una placa de hielo con la idea de saltar al agua, siempre hay alguno que le da un empujoncito a otro para que caiga al agua. El pobre que se zambulle es el señuelo por si hay alguna foca leopardo esperando su comida por allí. Un sacrificio en toda regla.


Entono el mea culpa por no contarles alguna curiosidad en clave positiva y de ahí que este post pueda venir a solucionarlo.


Recuerdo un reportaje en National Geographic acerca de la inteligencia animal y el lenguaje. Recuerdo cómo se citaban diferentes experimentos. Uno de ellos demostraba que un perro podía llegar a relacionar 350 palabras con su imagen física, de tal modo que teniendo 350 objetos en una habitación se los ibas pidiendo al can y él los traía sin equívocos. Impresionante, sí, pero a mi la parte del reportaje que más me impresionó es la que hablaba de las capacidades lingüísticas de un loro. Sí, ya se que los loros puede replicar sonidos, pero según parece también pueden crear palabras. El lorito del experimento conocía el nombre de dos frutas, melocotón y fresa, por ejemplo; y los relacionaba con sus sabores. Cuando se le dió a probar una fruta que no conocía, el melón, por ejemplo, su cerebro creó una palabra nueva. De la misma manera que el sabor de la fruta nueva era algo intermedio entre otras dos conocidas, su nombre debía ser de la misma manera. El loro descubrió ese día el fresocotón .


Y ¿cómo es el cerebro de un ave?


Pues salvando las diferencias entre diferentes especies, podemos decir que es pequeño, liso y brillante, como un pequeño hígado. Una estructura tan simple, sospechaban los investigadores que no podía llevar a cabo procesos muy exigentes. Si pensáis enla imagen de un cerebro humano se os parecerá a una nuéz. Toda la capa superior del cerebro humano, esos surcos serpenteantes, son el cortex, la corteza cerebral, y es la encargada de pensar, hacer evaluaciones y comprender el mundo que nos rodea. Los investigadores se equivocaban al pensar que las aves no eran inteligentes por no disponer de corteza cerebral.


¿Recordáis cuando os  hablé de la teoría del “Cerebro Reptil”?


Esta teoría defiende que el cerebro se estructura en capas y que cada una corresponde a una etapa evolutiva. Pero atendiendo a esta teoría, ¿dónde colocamos a las aves?


Hace 150 millones de años las aves se separaron evolutivamente de los reptiles, es decir, unos 50 millones de años más tarde que los mamíferos. El cerebro de las aves es por lo tanto 50 millones de años más joven que el de los mamíferos y no pertenece a la línea evolutiva que se marca en la teoría.


Más cuestiones, ¿el desarrollo de la inteligencia se debe a la ecología del grupo animal o es exclusivo de su fisiología?


Los biólogos evolutivos afirman que el hecho de que tanto mamíferos como aves se encuentren en la cumbre evolutiva de la inteligencia se debe a que viven en grupos sociales complejos, comunidades de capas múltiples con constantes interacciones para las que son necesarios cerebros potentes.


Los neurólogos han descubierto que la capa exterior del cerebro liso de las aves contiene las mismas neuronas que se encuentran en la corteza cerebral de los mamíferos, por lo tanto, ambos grupos animales son capaces de tejer redes neuronales complejas que les permiten planificar, evaluar y decidir. Mientras las neuronas se superponen de manera vertical en la corteza del cerebro de los mamíferos, en las aves forman aglomeraciones.


Y hasta aquí puedo contarles, ya que todavía no se conoce la manera en la que funcionan estas aglomeraciones.


Ustedes dirán, ¿son las aves más inteligentes que los mamíferos?





<< ¿Sienten vergüenza los animales? ¡Pero qué leches!  >>

Comentarios

Impresionantes imágenes del vuelo de la Raya Diablo

Investigadores del Instituto Oceanográfico Scripps asistieron a un encuentro de miles de Rayas Diablo (Mobula mobular ) en el Golfo de California en 2011. Consiguieron unas fotografías impresionantes de los vuelos de este curioso animal.

¡Pero qué leches!

La leche se retira de los supermercados cuando va a caducar y se reenvía a producción donde es repasteurizada y envasada para volver a ponerla en circulación comercial. ¿Seguro?

Tributo a los animales históricos de la ciencia

Desgraciadamente son muchos los animales que contribuyen a la ciencia en contra de su voluntad, o al menos sin que se tenga en cuenta la misma. Sin embargo, poco a poco se va avanzando en cuanto al bienestar animal se refiere, y se pelea para que la utilización de animales en experimentación no sea algo tan habitual como lo ha sido hasta hoy en día. De todas maneras, entiendo que no es éste el foro apropiado para tal debate.

150 millones de nuevas miradas

Algo tiene que tener el color claro de los ojos, o el del pelo, para que nos resulte tan exótico a los humanos. No es algo tan evidente como la obsesión de los canes con las pelotas, que pierden la noción del tiempo y espacio ante la posibilidad de atrapar su trofeo esférico, o la abstracción de los felinos ante una mota de polvo que dibuja acrobacias imposibles surcando el aire, pero sí que es algo que ha superado todas las adversidades y generación tras generación ha recorrido el tiempo hasta nuestros días.

Alto a la policía chimpancé

Los antropólogos han descubierto que los chimpancés median en los conflictos de los otros miembros del grupo, no por su propio beneficio, más bien por mantener la paz.

Pesimismo animal

Decía William George Ward que “el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, y el realista ajusta las velas”. Ante decisiones trascendentales las personas actúan en muchos casos empujadas por su estado emocional, lo que popularmente se conoce dependiendo de si “ve el vaso medio lleno (propio de optimistas) o medio vacío (propio de pesimistas)”. En 2010 un insólito estudio llamaba la atención de la opinión pública: los perros también pueden ser pesimistas.

Guerreros mongoles en el Ampurdán

Existe una mancha azulada que suele aparecer en algunos bebés. Es una mancha no uniforme, de tamaño variable, que aparece en la parte baja de la espalda y nalgas. No es nada importante, ya que desaparece al poco tiempo de aparecer.

Cifonauta, un mar de fotos

Una de las habituales críticas a la ciencia es que ésta, salvo en contadas ocasiones, no es accesible al ciudadano de a pie. Los grandes logros y hallazgos científicos suelen permanecer en el anonimato en gran parte por el escaso interés de la propia comunidad científica en divulgar los resultados de sus investigaciones.

Los autores

David Melguizo

David Melguizo

Geólogo, Master en Geofísica y Meteorología, pero sobre todo soy un apasionado de la ciencia.

Xabier Iglesias

Xabier Iglesias

Profesor y Comunicador. Pretendiendo innovar en periodismo con Seguimos Informando . Domando Unicornios.