Soberanía alimentaria Vs Transgénicos

Ciencia

23 de Enero del 2012

Hace unos meses el planeta superó la barrera de los 7000 millones de habitantes humanos. Las predicciones apuntan que para el años 2045 el planeta albergará a 9000 millones de humanos.

Fuera de toda polémica está la realidad de que el ser humano no está preservando la salud de su hogar. Sería necesaria toda una enciclopedia de innumerables tomos para poder analizar y tratar todos los problemas derivados de la acción humana en su ambiente natural, sirva este post como primera página de este tratado.


Los círculos científicos tienden a ondear la bandera del escepticismo y no son pocas las veces que han atacado las corrientes ecologistas contrarias a la alimentación transgénica. Entre los motivos que argumentan a favor de la alimentanción transgénica está la falta de pruebas acerca de los efectos nocivos para la salud que pueda generar en humanos. Es de recibo indagar en las distorsiones que genera este tipo de agricultura hacia fuera, ya que hacia dentro solamente viene a sumarse a muchas otras agresiones a la salud.


Uno de los alimentos clave para la alimentación mundial es el trigo. Desde que el ser humano comenzó a cultivar este cereal ha tenido que luchar contra un hongo que infecta las plantas y acaba con los cultivos. Este hongo es el Puccinia graminis, conocido popularmente como la Roya negra.


Soberanía alimentaria Vs Transgénicos


Los ataques históricos de la Roya negra, muy preocupantes para el sector agrario, han sido de una magnitud que va desde el 10 al 20% de la cosecha americana. Actualmente una nueva mutación del hongo deja indefensas al 90% de las cosechas mundiales.


La genética siempre ha estado muy presente en la agricultura, antes de que se definiera como ciencia, antes incluso de los guisantes de Mendel. Desde el mismo momento en que el ser humano comienza a cultivar especies vegetales entiende los ciclos de las especies cultivadas y la importancia de las semillas. En su afán por mejorar la producción de su cosecha para poder así alimentar a más gente del clan o comerciar con otros clanes para conseguir bienes que no disfrutaban, ha seleccionado las mejores semillas, ha experimentado con nuevas especies, ha intercambiado conocimientos con otras culturas o ha forzado cruces.


Ya en los últimos años con todos los avances acontecidos en investigación se han incluído genes de unas especies en otras, consiguiendo así organismos transgénicos con propiedades inexistentes hasta el momento en la naturaleza. Han sido aplicados y comercializados debido a su alta productividad. El comercio de semillas ha sido monopolizado por grandes multinacionales, transgénicas y no, que han extendido especialmente en segundo y tercer mundo sus productos transgénicos. Como resultado de este proceso se ha atentado contra la soberanía alimentaria de los pueblos y se ha rebajado extremadamente la diversidad de variedades de cada especie.


Volviendo al caso del trigo, en el último siglo se han perdido el 90% de las variedades de trigo que se cultivaban en favor de las nuevas variedades industriales.


La nueva cepa de Puccinia es la Ug99, cuyo nombre proviene de la combinación de Uganda y el año 99, lugar y año en el que se detectó el problema. Desde Uganda se extendió a Kenya, Etiopía, Sudán y Yemen. En el año 2007 apareción en Irán y lo más seguro es que se abra paso a la India, Pakistán, Rusia y China en los próximos años. Como resultado de esta infección y de la escasez de variedades resistentes al hongo si la extensión sigue aumentando mil millones de personas podrían quedarse sin su base alimenticia; una gran crisis humanitaria.


Frente a esta nueva amenaza la solución se presenta lógica acorde a los avances y a una nueva fé ciega en la ciencia. Se pueden aislar genes que protejan frente al hongo del 10% de variedades resistentes y modificar trasngénicamente otras variedades para volver a comercializar nuevas semillas por todo el mundo.


Existe una máxima en el mundo científico que reza que la explicación más sencilla a menudo es la correcta, es “la navaja de Ockham”. Lo sencillo parece la humildad del conocimiento acumulado por los pueblos desde los comienzos de la humanidad.





<< Guerreros mongoles en el Ampurdán El dedo que no perdió el Yeti  >>

Comentarios

Cifonauta, un mar de fotos

Una de las habituales críticas a la ciencia es que ésta, salvo en contadas ocasiones, no es accesible al ciudadano de a pie. Los grandes logros y hallazgos científicos suelen permanecer en el anonimato en gran parte por el escaso interés de la propia comunidad científica en divulgar los resultados de sus investigaciones.

Guerreros mongoles en el Ampurdán

Existe una mancha azulada que suele aparecer en algunos bebés. Es una mancha no uniforme, de tamaño variable, que aparece en la parte baja de la espalda y nalgas. No es nada importante, ya que desaparece al poco tiempo de aparecer.

150 millones de nuevas miradas

Algo tiene que tener el color claro de los ojos, o el del pelo, para que nos resulte tan exótico a los humanos. No es algo tan evidente como la obsesión de los canes con las pelotas, que pierden la noción del tiempo y espacio ante la posibilidad de atrapar su trofeo esférico, o la abstracción de los felinos ante una mota de polvo que dibuja acrobacias imposibles surcando el aire, pero sí que es algo que ha superado todas las adversidades y generación tras generación ha recorrido el tiempo hasta nuestros días.