Guerreros mongoles en el Ampurdán

Ciencia

16 de Enero del 2012

Existe una mancha azulada que suele aparecer en algunos bebés. Es una mancha no uniforme, de tamaño variable, que aparece en la parte baja de la espalda y nalgas. No es nada importante, ya que desaparece al poco tiempo de aparecer.

Se ha teorizado mucho acerca del origen de la mancha. En un primer momento se llegó a pensar que eran moretones derivados del parto, ya que aparecen en bebés de pocos días. Gracias a la antropología física, esa que se dedica a viajar y medir a etnias de medio mundo, llegamos a conocer que la incidencia de esta mancha era altísima en Mongolia, y de ahí su nombre común, la mancha mongólica, aunque su nombre médico venga a ser Melanocitosis dérmica congénita.


La realidad es que fue un poco precipitado ponerle nombre a la mancha, ya que posee incidencias altísimas en otras razas también. Entre el 80 y el 90% de los individuos de etnia asiática, amerindia o negra desarrolla la mancha en sus inicios. Si atendemos a casos extraños encontramos que casi el 17% de los portugueses posee también la mancha, y otra curiosidad, la incidencia en el área mediterránea es extrañamente alta, especialmente en Catalunya, con un 40-45%.


Guerreros mongoles en el Ampurdán


A este respecto podíamos leer en uno de los libros de Eduard Punset:


“…la huella genética de aquellos guerreros llegados a caballo desde el actual Kazajistán ha perdurado hasta nuestros días en forma de una inocente mancha azul en la epidermis que recubre el coxis de la docena de familias supervivientes…provocada, dice la leyenda, por macerar la caza con su trasero montando a caballo…”


La explicación fisiológica de la mancha es que los melanocitos, células que contienen melanina y aportan color, en su migración desde la cresta neural hacia la capa basal de la epidermis se detienen en esa zona.


Aplicando un pensamiento lógico podemos encontrar una respuesta a las altas incidencias y casos extraños que citábamos antes.


Los altos porcentajes en la etnia amerindia se debe al origen asiático de los pobladores del continente americano. Podéis leer acerca de la llegada de Homo sapiens al continente americano en nuestro post: ¿Quién recibió con alegría a los primeros americanos?


El porcentaje de los portugueses podría explicarse gracias a la mezcla genética que sufrieron cuando esclavizaban africanos y que ha perdurado hasta hoy en día, aunque no está probado científicamente.


Y nos siguen quedando algunas incógnitas por responder y que lanzo a los lectores de Ciencia y Origen:


¿Es el origen de la mancha africano y por lo tanto la explicación de la leyenda mongol no es correcta?


¿A qué se debe el alto porcentaje en Catalunya?


¿Llegaron guerreros mongoles al Ampurdán en el siglo XIII?


 


Guerreros mongoles en el Ampurdán





<< Llullaillaco, un descubrimiento de altura Soberanía alimentaria Vs Transgénicos  >>

Comentarios

La evolución es cuestión de tiempo, o no

El equipo de investigación chino del Doctor Li Jin, de la Academia de las Ciencias de Shanghai, ha dado por validada su hipótesis de que los esclavos africanos sufrieron modificaciones genéticas para adaptarse a su nuevo ambiente en el continente americano.

Cifonauta, un mar de fotos

Una de las habituales críticas a la ciencia es que ésta, salvo en contadas ocasiones, no es accesible al ciudadano de a pie. Los grandes logros y hallazgos científicos suelen permanecer en el anonimato en gran parte por el escaso interés de la propia comunidad científica en divulgar los resultados de sus investigaciones.

Se hace camino al andar

Tras estudiar más de 200 fósiles de diferentes mamíferos se ha llegado a la conclusión de que una mutación en los genes de los embriones podría ser la causa del bipedismo ya que dicha mutación provocaba una transformación de las vértebras.

¿Quién recibió con alegría a los primeros americanos?

Llevaba días dándole vueltas a la idea. Conocía la realidad de su estatus dentro del clan y sin embargo, aun sabiendo que él no era el líder, no conseguía liberarse del peso del mundo sobre sus hombros. El destino de su gente le preocupaba y mucho. Se sentía responsable de sus congéneres.

150 millones de nuevas miradas

Algo tiene que tener el color claro de los ojos, o el del pelo, para que nos resulte tan exótico a los humanos. No es algo tan evidente como la obsesión de los canes con las pelotas, que pierden la noción del tiempo y espacio ante la posibilidad de atrapar su trofeo esférico, o la abstracción de los felinos ante una mota de polvo que dibuja acrobacias imposibles surcando el aire, pero sí que es algo que ha superado todas las adversidades y generación tras generación ha recorrido el tiempo hasta nuestros días.