Cifonauta, un mar de fotos

Ciencia

12 de Diciembre del 2011

Una de las habituales críticas a la ciencia es que ésta, salvo en contadas ocasiones, no es accesible al ciudadano de a pie. Los grandes logros y hallazgos científicos suelen permanecer en el anonimato en gran parte por el escaso interés de la propia comunidad científica en divulgar los resultados de sus investigaciones.

Por suerte esta tendencia está cambiando gracias, en parte, a científicos que dedican parte de su tiempo (y recursos) en divulgar sus hallazgos. Es el caso reciente de un grupo de investigadores brasileños de la Universidad de Sao Paulo, liderados por Álvaro Esteves Migotto y Bruno Vellutini, quienes están tratando de acercarnos los secretos de la vida marina, iniciativa que han denominado Cifonauta.


Así, y a través de más de once mil (11.000) fotografías y casi trescientos (300) vídeos de alta resolución, este grupo de investigadores nos descubre la belleza de la biodiversidad marina brasileña. Las fotografías, tomadas con cámaras digitales acopladas a microscopios ópticos o electrónicos, permitieron aumentar hasta mil (1.000) veces imágenes que el ojo humano no alcanzaría a ver. Cifonauta es por tanto una excelsa base de datos de imágenes de organismos marinos organizados según su clasificación taxonómica, etapa de la vida o geolocalización.


Creadas durante las investigaciones del personal que trabaja en el Centro de Biología Marina de la Universidad de Sao Paulo, Cifonauta es un proyecto abierto a todo aquel que, en su exploración marina, desee ilustrar y dar a conocer cualquiera de las fascinantes criaturas que pueblan los óceanos. Tan sólo hay que contactar al correo cifonauta@usp.br y describir el grupo de organismos que se ha analizado y su geolocalización, así como aportar las imágenes o vídeos que los ilustren. Su contenido está sujeto a la licencia Creative Commons, que permite la libre divulgación y uso siempre que se mencione la fuente y no se utilice con fines comerciales. Un proyecto pues para todo aquel que desee compartir su visión del mundo marino.


--------------------------------------------------------------------


Escrito por el Dr. Pedro Echeveste


Más acerca de Cifonauta enhttp://cifonauta.cebimar.usp.br/





<< Sociabilizarse o producir: la cerveza como punto de discordia Derrota de una conquista al Polo Sur >>

Comentarios

Alto a la policía chimpancé

Los antropólogos han descubierto que los chimpancés median en los conflictos de los otros miembros del grupo, no por su propio beneficio, más bien por mantener la paz.

Tributo a los animales históricos de la ciencia

Desgraciadamente son muchos los animales que contribuyen a la ciencia en contra de su voluntad, o al menos sin que se tenga en cuenta la misma. Sin embargo, poco a poco se va avanzando en cuanto al bienestar animal se refiere, y se pelea para que la utilización de animales en experimentación no sea algo tan habitual como lo ha sido hasta hoy en día. De todas maneras, entiendo que no es éste el foro apropiado para tal debate.

Guerreros mongoles en el Ampurdán

Existe una mancha azulada que suele aparecer en algunos bebés. Es una mancha no uniforme, de tamaño variable, que aparece en la parte baja de la espalda y nalgas. No es nada importante, ya que desaparece al poco tiempo de aparecer.

Derrota de una conquista al Polo Sur

Han pasado días desde el fatídico 18 de enero. Haber visto la bandera noruega en pleno Polo Sur nos lastra más que los kilogramos de rocas que cargamos de vuelta, pero no podemos abandonarlas, son parte de lo diferente de nuestra expedición respecto a la de Amundsen. La nuestra es una expedición científica, no buscamos sólo el éxito personal.

Impresionantes imágenes del vuelo de la Raya Diablo

Investigadores del Instituto Oceanográfico Scripps asistieron a un encuentro de miles de Rayas Diablo (Mobula mobular ) en el Golfo de California en 2011. Consiguieron unas fotografías impresionantes de los vuelos de este curioso animal.

¡Pero qué leches!

La leche se retira de los supermercados cuando va a caducar y se reenvía a producción donde es repasteurizada y envasada para volver a ponerla en circulación comercial. ¿Seguro?

Pesimismo animal

Decía William George Ward que “el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, y el realista ajusta las velas”. Ante decisiones trascendentales las personas actúan en muchos casos empujadas por su estado emocional, lo que popularmente se conoce dependiendo de si “ve el vaso medio lleno (propio de optimistas) o medio vacío (propio de pesimistas)”. En 2010 un insólito estudio llamaba la atención de la opinión pública: los perros también pueden ser pesimistas.

150 millones de nuevas miradas

Algo tiene que tener el color claro de los ojos, o el del pelo, para que nos resulte tan exótico a los humanos. No es algo tan evidente como la obsesión de los canes con las pelotas, que pierden la noción del tiempo y espacio ante la posibilidad de atrapar su trofeo esférico, o la abstracción de los felinos ante una mota de polvo que dibuja acrobacias imposibles surcando el aire, pero sí que es algo que ha superado todas las adversidades y generación tras generación ha recorrido el tiempo hasta nuestros días.